María trabaja en Glovo desde principios de este verano en el Departamento de Finanzas y es responsable de Legal. También colabora con el departamento de Teambuilding. Nos atiende en un espacio de la empresa pensado para el descanso de los trabajadores, repleto de pufs, mesas para picar algo y unas gradas para reuniones improvisadas. Detrás nuestro está el proyector donde conectan la Play Station cuando hacen campeonatos.  

Glovo es una APP con tres grandes pilares: partners, usuarios y glovers. Los usuarios solicitan productos de los partners a través de la Plataforma (web y app) de GLOVO, quien los pone en contacto con los Glovers,  que son quienes entregan y realizan los pedidos.

¿Cómo empieza Glovo?

Oscar, nuestro CEO, es ingeniero aeronáutico y estuvo haciendo unas prácticas en una empresa del sector aeroespacial. Un día utilizó un Uber para hacer un pedido cuando estaba en América y se dio cuenta de que podía utilizar un servicio de economía colaborativa para enviar un producto. Vio entonces que se podía implantar algo parecido en España.

¿Cuál fue el primer paso?

Hace menos de 2 años crearon una primera interfaz de la APP en la que solo se podían realizar dos funciones. Después ha ido llegando gente mucho más sénior y ha evolucionado cada vez más. Entonces tuvo que conseguir financiación para tirar hacia delante  el proyecto y progamar  la APP.

¿Dónde estabais hace un año?

Hace un año éramos 12, ahora somos 70. Glovo nació en Barcelona y más tarde se replicó su modelo en ciudades españolas como Madrid y Valencia.

¿Qué criterios se tienen en cuenta a la hora de abrir Glovo en una ciudad?

Se escogen las ciudades en base a dos criterios: la meteorología y que sean ciudades metropolitanas de más de 350.000 habitantes aproximadamente. Por ejemplo, Bilbao es una ciudad en la que funcionaría bien por la capacidad adquisitiva pero mucha lluvia impide que los Glovers realicen los pedidos y complica el servicio.

¿Y cuándo salisteis de España para conquistar otros países?

Pues poco después de haber arrancado abrimos en París, en Milán y en tres ciudades españolas más: Zaragoza, Málaga y Sevilla.

¿Y fue bien esta primera expansión fuera de nuestras fronteras?

Para que os hagáis una idea el mismo número de pedidos que conseguimos en la semana 54 en Barcelona, se consiguió en París en la semana 10, sólo 2 meses y medio.

Cada vez más las startups están rompiendo lo que parece el modelo dominante en el que el oficio es el beneficio para centrarse en el trabajador, en su comodidad dentro de la empresa, ¿cómo hacéis esto en Glovo? ¿Qué servicios reciben de la empresa los trabajadores de Glovo?

Todo empieza con una idea de trabajo más flexible en tema horarios, vestimenta y jerarquía. Los horarios son flexibles,  puedes  vestir de manera informal y organizarte el trabajo como mejor te vaya.  Otra característica es que somos una empresa muy ecológica, tanto en el tipo de actividades que se hacen como en el funcionamiento, incluso en la decoración de la oficina.  Y otra cosa a destacar es vuestra fruta, que contribuye a todo esto.

Dónde nos encontramos hay un proyector con una consola conectada

Sí, también tenemos Play Station y hacemos torneos. Luego hay zonas para descansar, ambientes de relax,  algunas máquinas para hacer ejercicio, bebidas en la nevera, frutos secos, cereales, competición de ajedrez, yoga, ping-pong,… Se promueve no solo que sea una empresa saludable y vinculada al deporte, también que haya muy buen ambiente entre trabajadores. Ahora en febrero nos vamos a esquiar por ejemplo.  Luego hacemos dos eventos grandes al año, uno en Navidad y otro en verano.

Al final se trata de hacer equipo…

Sí, hacemos muchas actividades para hacer familia: cada mes se explican todas las métricas, las novedades, el empleado del mes… y cada trimestre hacemos una cena a la que nos invita Glovo!

Se dice que un trabajador contento y satisfecho es mejor para la empresa, ¿por qué?

Las startups son ambientes en los que se trabaja horas y algunos con perfiles muy jóvenes.  Algunos  estamos dispuestos a entregar nuestro día al trabajo, acabamos de terminar nuestros estudios y queremos implicarnos al máximo con el proyecto. Por esto se busca que haya esta comodidad.

En todo esto, ¿en qué contribuye Refruiting?

Refruiting contribuye a que seamos la empresa saludable que queremos ser. Nos encanta cada vez que vemos llegar a la oficina las cajas de madera llenas de fruta.  Nos apasiona apostar por la fruta y el deporte.

Ya para acabar… ¿el pedido más divertido que os han hecho?

Hace poco una mujer nos pidió que un Glover fuera a su casa y picara el timbre para despertar a su marido que se había dormido.

Después de hablar de los pedidos más raros que han recibido en Glovo nos despedimos de María dando una vuelta por las oficinas. Hoy ha venido Antena3 a grabar y está lleno de cámaras que se suman al habitual ir y venir de trabajadores, reuniones…