Descubre todas las propiedades de la manzana, la fruta reina del otoño.

Roja. Jugosa. Crujiente. Sabrosa. Así es la manzana de otoño. Su color intenso y su sabor fresco la convierten en una fruta muy demandada. En un alimento realmente bueno.

Las manzanas caen de los manzanos, unos árboles de hoja caduca que florecen en primavera y dan sus frutos en otoño. Originarias del Oeste de Asia, las manzanas se han cultivado durante miles de años por su sabor exquisito y sus beneficios curativos.

Pero ¿cuáles son las propiedades de las manzanas?

  1. Es digestiva: la manzana es un antiácido natural que se recomienda en casos de acidez estomacal y en la prevención de flatulencias. Protege el estómago y alivia los dolores provocados por una intoxicación alimentaria. Además, regula el tránsito intestinal, funcionando como un laxante suave en casos de estreñimiento, y como un componente antidiarreico en casos de defecación abundante.
  2. Es diurética: la manzana ayuda a eliminar los líquidos corporales sobrantes, y depura el cuerpo de sus toxinas. De esta forma, no sólo te sientes más ligero sino que tu mente se aclara y la enfermedad se espanta.
  3. Es antioxidante: la manzana posee dos fitoquímicos con propiedades anticancerígenas muy potentes que protegen contra la acción de los radicales libres.
  4. Es sedante: comer una manzana antes de irse a la cama facilita el sueño.
  5. Es blanqueante: el ácido málico de las manzanas ayuda a disolver las manchas y placas bacterianas de los dientes. Además masticar manzana refuerza las encías.

Ahora que ya sabes todo lo que te ofrece la manzana, sólo falta que comas una cada mañana.