La importancia de una buena alimentación para el rendimiento laboral

La importancia de una buena alimentación para el rendimiento laboral

Pasamos muchas horas en nuestras oficinas.

Es un espacio donde vivimos y compartimos muchos momentos tanto con las personas como con el entorno. Una “empresa saludable” tiene que ser un lugar donde las personas se sientan cómodas y puedan desarrollar su máximo potencial.

Si te paras a pensar, es en la oficina donde realizamos muchas de las comidas del día, por lo que no podemos descuidar, ni perder de vista, el tipo de alimentación que queremos seguir en el trabajo.

En muchas ocasiones, nosotros mismos justificamos el llevar una alimentación desequilibrada durante la jornada laboral: ,el alto ritmo de trabajo, las reuniones o la falta de tiempo para cocinar una vez que estamos en casa.

¿Cuáles son las consecuencias de estas justificaciones? El abuso de snacks de escaso valor nutricional, altos en grasas saturadas y azúcar o almuerzo hipercalóricos, a los que no les dedicamos la atención necesaria (tomándolos frente al ordenador, por ejemplo).

Además, una dieta pobre afectará a nuestro humor, hará que estemos más cansados y que nuestro rendimiento sea menor.

¿Qué tenemos que tener en cuenta para conseguir el objetivo de llevar una alimentación saludable en la oficina?

  • Mantener una alimentación variada. Por ello, sería positivo prepararnos una pequeña “despensa” en la que no nos falten alimentos nutritivamente ricos, como los cereales, yogur o fruta.
  • No saltarse ninguna comida. A lo largo del día, hay tiempo para todo. Tomar una pausa corta para un tentempié, y una más larga para la comida, nos aportará consecuencias muy positivas, ya que volveremos con más energía y, además, evitaremos tentaciones poco saludables en el resto de la jornada.
  • Involucrar a todo el equipo. Siempre es más fácil conseguir un objetivo o habituarse a una rutina saludable si se tiene compromiso por parte de todo el equipo. ¡Ánima a tus compañeros!

El papel de la empresa también es muy importante. Cada vez son más las organizaciones que son conscientes del papel que juega una buena alimentación en sus equipos, y deciden instaurar planes de «alimentación saludable» en sus oficinas.