Miriam forma parte del equipo de RR.HH de Fluidra; un grupo multinacional español dedicado al desarrollo de aplicaciones para el uso sostenible del agua. La compañía está actualmente presente en 42 países y dispone de centros de producción ubicados en los cinco continentes.

Mi nombre es Miriam y llegué a Fluidra hace 13 años, al departamento de RRHH.

Fluidra en los últimos años ha crecido muchísimo y ahora estoy en el área de

Formación y Desarrollo de la central del grupo. Con el paso del tiempo nos hemos ido adaptando al entorno cambiante. Tanto en los años de crisis como ahora que la situación está mejor.

¿A qué se dedica Fluidra?

Fluidra es un grupo multinacional que cotiza en la Bolsa española, dedicado al desarrollo de aplicaciones para el uso sostenible del agua al servicio del bienestar y de la salud de las personas. Se trata de aplicaciones lúdicas, deportivas y terapéuticas asociadas al amplio campo de Piscina & Wellness, de uso residencial, comercial o público.

¿Qué hace Fluidra para que sus trabajadores estén contentos?

Fluidra es un grupo de origen catalán, que con los años se ha ido expandiendo hasta llegar a ser una multinacional. Fluidra se inició en 1969 fabricando escaleras en un pequeño taller. Ahora estamos en 45 países del mundo. Yo estoy en la central. No es fácil mantener el espíritu familiar, tal y como se hacía antes. Intentamos mantener el ambiente familiar, conocernos todos y que haya una relación buena y fluida.

¿Y cómo se concreta ese mimo a los trabajadores?

Intentamos tratar a cada uno de nuestros empleados como lo que son, “PERSONAS”, y en la medida que nos es posible, transmitir esa ilusión y respeto por nuestro activo más valioso que son las personas.

Luego intentamos poner medidas como por ejemplo el “Fluidra Flex” dentro del cual el empleado puede optar a distintos productos beneficiosos para ellos y su familia para que los empleados tengan un servicio de mutua especial para ellos y su familia, tenemos ofertas también de gimnasio, participamos en los juegos interempresas, etc… Además seguimos haciendo cenas de Navidad y cenas de verano, en las que los novatos siempre son “víctimas” de alguna broma de los que llevamos ya más años en la empresa. En algunas de nuestras empresas, se han empezado a ofrecer cursos de yoga o de mindfulness a los empleados…tiene muy buena acogida!

¿Y los trabajadores lo agradecen?

Como en todo siempre hay quien pide más…;) Ahora el clima es más relajado, ya no se sufre tanto por el puesto de trabajo y la gente está más contenta.

Vuestra materia prima es el agua, ¿cómo lo hacéis para aportar ese plus del tratamiento sostenible del agua?

El departamento de I+D siempre está investigando y la tecnología avanza muy rápido. Ahora por ejemplo nos hemos especializado en conseguir que en la piscina no haga falta introducir producto químico y eso ha sido gracias a la electrólisis.

Hay muchas propuestas “eco-eficientes” tanto para piscina residencial como para piscina comercial.

Diferentes países, diferentes necesidades…

Sí, es verdad, cada país es un mundo. Pero en general, el agua es un bien escaso y hay que buscar maneras para aprovecharla al máximo.

¿Qué ha cambiado en la empresa desde que ha entrado Refruiting?

En nuestro centro en Sabadell donde hemos contratado los servicios de Refruiting, lo que hacemos es recolectar el dinero mensualmente entre los trabajadores, pedimos la fruta a Refruiting y ellos dos veces a la semana nos traen las cestas. Desde que trabajamos con ellos han cambiado los hábitos de forma radical. A las 11:00 subimos todos a desayunar y hasta que Refruiting no entró en nuestra empresa veías mucho chocolate, muchas pastas y muchas galletas. En cambio, ahora, desde que tenemos fruta pasamos por la caja y vemos que la gente todos los días desayuna una pieza llena de vitaminas. Todas esas grasas saturadas que se consumían ya no se consumen solo por el hecho de tener allí la cesta con la fruta.

¿Cómo se recibe la cesta cada semana? ¿Mucha alegría?

Es divertido ver como cada vez que llega la caja todo el mundo se levanta corriendo para coger la fruta que más les gusta, y si alguien no está te escribe para que le guardes su pieza favorita. Estamos muy contentos y nos funciona muy bien aquí en Sabadell, ahora nuestra idea es expandir Refruiting a otras sedes y filiales de la empresa.

Explícanos un poco más eso de que son los trabajadores los que pagan la fruta…

Un día mi jefe dijo que teníamos que establecer hábitos saludables y hubo unos cuantos que empezamos a traer fruta a las 11, pero al final te olvidabas o traías la fruta pero te la guardabas para la comida y te comías unas galletas.

¿Y qué pasó?

La empresa nos paga todo lo que serían los cafés, las infusiones… y un día mi jefe dijo que no podía ser que la empresa nos estuviera pagando el café -calcula cuatro cápsulas por persona- y que no consumiéramos fruta. Así que propuso poner el café de pago y que la empresa comprase la fruta. Pero la gente le dijo que ni se le ocurriese; le dijimos que la gente agradecería que pusiera fruta, pero que no podía quitar el café. Eso todavía no lo hemos podido eliminar de nuestro día a día, jeje.

Nos movemos hacía un modelo de empresa saludable…

¿Y cómo acabó la historia?

Entonces decidimos recolectar dinero entre los trabajadores para comprar las cestas de fruta y gestionarlo todo nosotros. Las primeras empresas que contactamos nos lo pusieron un poco difícil y fue hablar con Refruiting y en dos días lo teníamos arreglado. Llevamos ya un año y no podríamos estar más contentos.

¿Y cuál es el futuro de Refruiting en Fluidra?

Mi idea es expandir Refruiting a otras sedes y filiales que tenemos en Polinyá, Granollers, La Garriga, etc. Yo pienso que el día que este servicio lo pague Fluidra mucha más gente comerá fruta…ojalá pase pronto. 😉 Nos movemos hacía un modelo de empresa saludable, y eso pasa por incluir Refruiting como servicio de la empresa para los trabajadores.