Verse es una de las aplicaciones más populares del momento; facilita a sus usuarios realizar transacciones económicas instantáneas y de una manera muy sencilla. Alex Lopera, cofundador y COO de la compañía nos habla sobre el proyecto; desde sus inicios hasta el momento actual. 

¿En qué momento surgió la idea de crear Verse?

A mis socios y a mí nos sorprendía mucho lo fácil que es ahora comunicarse con herramientas como WhatsApp o subir fotos a la red a través de Instagram, Snapchat u otras plataformas. Sin embargo, cuando querías pagar algo tenías que remitir a la banca online, pedirle el IBAN a tu compañero… en fin, un proceso bastante engorroso.

Es en este momento cuando decidimos hacer algo al respecto y facilitar que la gente pudiera pagar en un solo clic. Y esto es por lo que seguimos luchando a día de hoy.

Y a partir de esta reflexión vuestra, ¿cuándo y cómo nace Verse?

Verse es una sucesión de varios proyectos. Mis socios y yo empezamos a trabajar juntos desde hace 2 años en el mundo del bitcoin; fabricábamos cajeros automáticos para la compra y venta de esta moneda en Internet.

Con este producto conseguimos facturar 150.000 euros, momento en el cual decidimos aplicar a una aceleradora de empresas y entramos en un programa en el que nos ofrecían estancia para vivir 3 meses en San Francisco, una oficina y una pequeña inversión de 25.000 dólares.

Llegamos a San Francisco con la intención de implementar los cajeros que fabricábamos en Barcelona. Sin embargo, nos dimos cuenta de que no era tan fácil; un cajero se quedó estancado en la aduana durante semanas, momento en el que vimos que nuestro proyecto no iba a funcionar en Estados Unidos.

En este momento decidimos pivotar y, en lugar de fabricar nosotros mismos las máquinas, decidimos dedicarnos a hacer solo software. Llegamos a un acuerdo con una serie de entidades financieras e integramos nuestro programa en sus cajeros. Lo que permitía nuestra aplicación a los usuarios era que éstos pudieran vender sus bitcoins y obtener efectivo de manera gratuita en cualquiera de los puntos en los que estábamos integrados. Esto tuvo mucha repercusión y conseguimos levantar nuestra primera ronda de financiación; concretamente 1.800.000 dólares.

Más tarde volvimos a Barcelona, donde dominábamos más el mundo de los pagos en Europa y donde los sistemas de regulación son mucho más sencillos y económicos que en EEUU. Una vez aquí, decidimos dejar de centrarnos en el bitcoin y centrarnos en toda persona que está en la calle y tenga la necesidad de pagar de forma rápida, económica y fácil. A finales de agosto del año 2015 empezamos a montar el equipo; en ese momento éramos 4, ahora somos ya 25 personas.

¿Cuántos usuarios tiene Verse actualmente?

Esto es algo que no podemos compartir, pero podemos decirte que muchos. Piensa que actualmente estamos en 27 países.

Y ¿cómo se sostiene económicamente?

Se sostiene a través de rondas de financiación que nosotros mismos estamos levantando.

Hoy en día, las startups están rompiendo con el patrón de las empresas más grandes y conservadoras; parece que dan más importante al trabajador y no tanto al beneficio. ¿Dónde entra aquí Verse?

Nosotros apostamos por el mejor talento y para atraer a este tipo de personas tienes que ofrecerles lo que ellos quieren.

En Verse tenemos horarios muy flexibles; la gente entra a trabajar cuando quiere siempre y cuando sea razonable y no impida al equipo avanzar. También ofrecemos comida a nuestros trabajadores y cada día nos sentamos todos juntos a comer; la verdad es que es bastante divertido.

Organizamos actividades de team building una vez al mes; desde unos karts hasta escapadas de fin de semana. Y además, proporcionamos snacks ilimitados y uno de ellos es la fruta que nos trae Refruiting cada semana.

Con todo esto lo que queremos es parecernos lo más posible a una familia en la que todos estamos trabajando hacia un mismo objetivo. Queremos que la gente, aparte de aprender mucho con nosotros, disfrute trabajando aquí.

Por otro lado, la media de edad en la empresa es muy muy joven y esto hace que el ambiente que se respira en la oficina sea muy guay. Además, estar aquí es una gran oportunidad ya que en el equipo hay gente que ha estado en Google, Amazon, Twitter… por lo que tienen un nivel de experiencia increíble del que se puede aprender y mucho.

¿Cuál es la filosofía que inculcáis en vuestros trabajadores?

En Verse intentamos que cada persona que entre salga mejor de lo que entró: más conocimiento, mejores metodologías de trabajo y más experiencia. Al final una Startup es una montaña rusa; habrán días en los que irá todo muy bien y habrán días en los que las cosas peten. Pero lo que nosotros queremos transmitir es esta sensación de trabajo en equipo en la que únicamente trabajando conjuntamente lograremos alcanzar la meta.