Existe la tendencia a pensar que la mejor motivación para los empleados es un buen salario. Obviamente es un factor muy importante, todo el mundo desea ser compensado con un buen sueldo pero no lo es todo. Existen otro tipo de compensaciones conocidas como “el salario emocional” que complementan al salario económico y que están cada vez más valoradas.

El salario emocional es una medida que están tomando empresas jóvenes, grandes corporaciones y empresas que desean renovarse. Este concepto engloba un gran número de tendencias que van desde facilitar la comunicación entre directivos y empleados a organizar actividades de team building fuera de las horas de trabajo. Lo cierto es que es una tendencia en alza, muy valorada por los empleados y que presenta grandes resultados a nivel de productividad, retención de talento, clima laboral y calidad de vida de los empleados. De hecho, cada más personas eligen trabajar en una empresa por factores que van más allá de un buen sueldo.

A continuación os mostramos 10 buenas medidas de salario emocional que se están tomando a día de hoy.

Teletrabajo: Muchos empleados agradecen poder trabajar en casa algún día si lo precisan. Pasa mucho con las nuevas generaciones, acostumbradas a trabajar a través de la informática, pero también en gente como madres que tienen a su hijo enfermo, por ejemplo.

Beneficios sociales: Beneficiar a los empleados con abonos de transporte, ayudas para la formación de sus hijos o planes de futuro. Algunas empresas ofrecen a sus empleados incluso servicio de recados o asesoría para gestiones personales.

Buen ambiente laboral: Hay empresas que apuestan por crear un gran clima de trabajo. Los directivos se preocupan por la vida de sus empleados, les preguntan en qué podría mejorar la empresa, e intentan cultivar un ambiente sosegado y de confianza.

Elección de los días libres: Para los empleados es muy positivo poder escoger, en la medida de lo posible, sus días de descanso. Esto les permite poder organizarse con su pareja e/o hijos y, a su vez, favorece la estabilidad entre el trabajo y el ocio.

Ayudas para la formación: Las organizaciones más avanzadas en la gestión del talento pagan a sus empleados cursos de formación. También traen a sus oficinas talleres para practicar habilidades básicas como la comunicación en público o lenguas extranjeras.

Actividades de voluntariado: Son promovidas por muchas organización y los empleados disponen de horas libres para realizar dichas actividades.

Espacios de distracción: Hay empresas que ofrecen espacios de distracción donde los empleados pueden relajarse, tomar algo, hacer ejercicio, ver la televisión o jugar a algún videojuego. Algunas de ellas en España son Google, Novartis o ING Direct.

Horario flexible: Muchas son las empresas que ya no establecen un horario fijo de trabajo. Sí que exigen 8 horas de trabajo al día a sus empleados, pero el horario de entrada y salida y el número de pausas se lo pueden gestionar los propios trabajadores.

Organizar actividades grupales: Las actividades en grupo son de gran ayuda para los empleados porque les recuerdan que trabajan en el mismo lugar y para la misma causa. Además, fomentan la sensación de equipo, y crean relaciones más informales. Algunas buenas actividades de teambuilding son ir de picnic, celebrar algún cumpleaños en la oficina o ir a comer fuera.

Guardería: Empresas como ElPozo, Banco Santander o CMT ya han instalado guardería en sus oficinas para que los padres puedan disfrutar de una mayor calidad de vida.