Las actividades de Team Building son ideales para potenciar valores como la confianza, el trabajo en equipo y la comunicación. Los resultados entre las empresas que practican este tipo de actividades son muy positivos. De hecho, varios estudios indican que 9 de cada 10 participantes se sienten más a gusto y valorados después de participar en juegos de equipo y desarrollan un mayor deseo de continuar en la empresa.

Las actividades de Team Building son perfectas para realizar en una excursión de equipo o durante unas vacaciones, y siempre es mejor realizarlas en un espacio abierto.

A continuación os recomendamos 7 actividades de Team Building geniales para cohesionar vuestro equipo.

1- Egg Drop: un clásico del Team Bulding. Hay que dividir el personal en dos o más equipos. A cada equipo se le dará un huevo y una serie de materiales como una cuerda, cinta adhesiva, gomas elásticas o una bolsa de plástico. Tendrán que utilizar estos recursos con el fin de soltar el huevo desde 3 metros de altura y que no se rompa. Hay inventos de todo tipo; desde grupos que amortiguan perfectamente el aterrizaje a otros que prefieren construir una armadura para el huevo y que no se rompa cuando caiga.

Propósito: Es una actividad genial para agudizar el ingenio y fomentar la colaboración y comunicación en el grupo.

2- ¿Cómo lo clasificarías?: para esta actividad hay que dividir el personal en varios grupos. Se expondrán 20 objetos diferentes y los equipos deberán clasificarlos en tan sólo 4 categorías. Cuando se acabe el tiempo cada grupo dirá cómo ha clasificado los objetos y por qué. Es posible que los criterios sean diferentes: por su función, por la materia prima, por el color…

Propósito: forzar a los equipos a buscar cosas en común en objetos aparentemente no conectados los ayudará a trabajar fuera de lo establecido, utilizando el trabajo en equipo y el pensamiento creativo para la resolución del ejercicio.

3- Kayak: ¿sabíais que el Kayak en parejas requiere muchísima sinergia? Si los participantes no reman a la vez la barca no avanza, y si no se ponen de acuerdo cuando quieran hacer una curva, el kayak más que girar va a ir de lado. Si tenéis la oportunidad de hacer una carrera de kayaks allí donde vayáis, no os lo perdáis.

Propósito: es una gran oportunidad para trabajar la comunicación y el trabajo en equipo y hacer que las parejas trabajen por una meta común.

4- Escribir con el rotulador: este es un reto que requiere de 4 a 10 participantes. Hay que coger un rotulador grueso y ligar de él tantos cordeles como trabajadores participen. Se trata de que poniéndose de acuerdo en quién tira del cordel y quién no, los diferentes participantes sean capaces entre todos de escribir una palabra en una hoja grande. ¡Como más larga sea la palabra mayor es el desafío!

Propósito: este ejercicio une al equipo a trabajar por una meta común y favorece mucho la comunicación.

5- Las 10 cosas en común: Hay que dividir al personal en equipos de 4-5 personas. Deberán averiguar 10 cosas que todos ellos tengan en común más allá del trabajo, la anatomía o la ropa (¡todos tenemos brazos o llevamos zapatos!). Después de varios minutos tendrán que explicar sus semejanzas a los demás. Esta actividad os hará reír mucho y generará numerosos debates. ¡Es buenísimo!

Propósito: Facilita que los compañeros de trabajo se conozcan más y fomenta las relaciones más informales.

6- ¡Galletas!: Una excelente iniciativa es organizar un concurso de elaboración de galletas. Deberás organizar equipos al azar y darles instrucciones y herramientas para elaborar galletas. ¡El equipo que haga las galletas más bonitas y sabrosas será el que mejor compagine!

7- ¿Verdad o mentira?: Hay que entregar a cada participante una hoja en blanco y cada uno tendrá que escribir tres verdades sobre él y una mentira. Una vez hayan acabado, tendrán que leerlas en voz alto uno por uno y el resto deberá discutir cuál es la mentira. El juego promete buenos momentos.

Propósito: Es un buen juego para romper el hielo y permite que los trabajadores se conozcan un poco más.