A priori parece que todos estos conceptos vengan a decir lo mismo per, en realidad, tienen significados muy distintos. ¡Os contamos en un momento sus diferencias!

1) Lo que diferencia a la fruta orgánica de la fruta convencional es que las frutas orgánicas no han llevado ningún tipo de pesticida o elemento químico durante su producción. Ello no quita, pero, que la fruta orgánica pueda ser transgénica o que esté cultivada en invernaderos. El hecho de que la fruta sea orgánica solamente afirma que no ha sido rociada con productos químicos, algo que puede interesar a según qué colectivos, como los alérgicos.

2) El producto ecológico es el producto natural por excelencia. La fruta ecológica crece de forma completamente sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Las frutas ecológicas no llevan químicos que las protejan ni tampoco fertilizantes. Crecen expuestas al clima y al suelo, fuera de invernaderos, y regadas con agua pura y abonadas de forma natural. En Refruiting ofrecemos cestas de fruta española completamente ecológica.

3) Los productos biológicos son aquellos que pertenecen a especies puras. Muchas frutas son transgénicas, o pertenecen a variedades mezcladas como algunas naranjas. Cuando tú leas que un producto es biológico, por ejemplo una manzana, sabrás que es una variedad pura. En muchos casos la fruta biológica es menos bonita o pequeña que la que estamos acostumbrados a ver.