A simple vista puede parecer que naranjas solo hay de un tipo y todas de un mismo color, pero nada más lejos de la realidad.

Hoy en Refruiting queremos mostraros las variedades de naranjas que existen, ¡que son bastante diferentes entre ellas! ¿Queréis convertiros en expertos en este tipo de cítricos? ¡Adelante!

La primera variedad es la dulce. La naranja dulce fue traída de la Índia por los comerciantes portugueses en el siglo XV; si no hubiese ocurrido esto, aquí sólo habría naranjas amargas. En la actualidad es la variedad más cultivada, y podríamos decir que la estándar.

En el siglo XIX, en un monasterio de Brasil, se produjo una mutación de naranjas dulces que trajo la naranja navel. Seguro que la habréis visto, es aquella variedad que tiene un agujerito que parece un ombligo, por donde parece que salga otra naranja. De hecho navel significa ombligo en inglés.

La siguiente variedad, que a todos os va a sonar es la naranja valencia. Y no, no guarda ninguna relación con la ciudad de Valencia o la Comunidad Valenciana, pero es la variedad allí más cosechada junto con la salustiana, y se caracteriza por un tamaño grande, piel fina y mucho jugo, que a veces es un poco ácido.

La que sí que es muy española y sobretodo valenciana es la naranja salustiana, muy valorada por su jugo. A diferencia de la estándar, esta es más bien pequeña, achatada y no tiene un color tan anaranjado rojizo como las demás. Es ideal para consumir en zumos.

La última variedad principal de la que vamos a hablar es la naranja de sangre, conocida por su piel naranja y rojiza y su carne de un color parecido al granate. El sabor de esta variedad es amargante y también tiene su variedad navel, con su ombliguito.

¡Estas son las principales variedades de naranjas que existen! Ahora ya eres todo un maestro naranjero.