No cabe duda de que el consumo de frutas y hortalizas nos aportan numerosos beneficios, sin embargo, hay ciertas cosas que debemos tener en cuenta antes de consumirlas.

Al tratarse de alimentos que crecen al aire libre están constantemente en contacto con el medio ambiente y, por tanto, con los niveles de contaminación de éste. Además, en la mayoría de los casos se les aplican químicos para protegerlos de las plagas. Y, por último, están en contacto directo con las manos de las personas de manera que adoptan las bacterias que puedan habitar en éstas.

Todo esto no significa que el consumo de vegetales y fruta sea perjudicial, nada más lejos de la verdad. Simplemente son factores que debemos tener en cuenta para tratar la fruta y hortalizas correctamente antes de consumirlas.

Por esta razón, queremos dedicar este artículo a darte unos cuantos consejos sobre cómo debes tratar este tipo de alimentos para consumirlos de manera higiénica sin malgastar ninguna de sus propiedades.

1. Lávate las manos

Parece obvio pero es importante que no lo olvidemos. Si no mantenemos nuestra propia higiene difícilmente conseguiremos mantener la de los alimentos que vamos a ingerir

Antes de manipular cualquier cualquier fruta o verdura, lávate las manos durante al menos 20 segundos.

2. Limpia los utensilios que vas a utilizar

Si vas a manipular una fruta u hortaliza antes asegúrate de que los utensilios que necesitarás están bien limpios y libres de bacterias.

3. Lava la fruta/hortaliza con agua

Este proceso debes hacerlo siempre, incluso cuando vas a pelar los alimentos. De este modo eliminas los patógenos que puedan haber en la corteza y evitas que se cuelen en el interior de la fruta.

Es importante que utilices agua fría.

4. Pon la fruta/hortaliza en remojo

Éste es un método igual de efectivo que el anterior, con la diferencia de que te permitirá ahorrar agua.

Introduce los alimentos en un recipiente con agua fría durante 10 minutos; si ves que están sucios y tienen la corteza muy dura, es conveniente que utilices un cepillo o una esponja para complementar el lavado.

5. Elimina las hojas externas de algunas hortalizas

Hay algunos vegetales a los que se les debe quitar las hojas externas para limpiarlas correctamente. Algunos ejemplos son la lechuga, las alcachofas y la col.

Si sigues estos sencillos pasos estarás consumiendo de la manera más adecuada estos 2 tipos de alimentos y ¡sin desperdiciar ninguna de sus propiedades!

Espero haberte sido de ayuda.

Y tú, ¿qué trucos utilizas para lavar la fruta y las hortalizas?