Los que ya nos conocen, saben que en Refruiting nos importa mucho el medio ambiente y que, además de evitar a toda costa el plástico, todos los materiales que utilizamos para entregar nuestra fruta son 100% reciclables. Por esa razón, uno de nuestros objetivos es transmitir este compromiso y concienciar las empresas sobre la importancia de cuidar nuestro planeta Tierra, fomentando hábitos más saludables y pequeños cambios en la rutina que pueden marcar la diferencia y reducir la contaminación.

Es cierto que en la mayoría de los hogares hay sistemas de reciclaje que permiten separar la basura orgánica de los envases, el papel o el vidrio. ¿Pero pasa lo mismo en la oficina? Perder las buenas costumbres y olvidarse de la importancia de nuestros gestos para garantizar la supervivencia de nuestro planeta, es bastante fácil cuando nos dejamos llevar por el ritmo del día a día. Desde Refruiting, queremos que sigas siendo ecológico en el trabajo y, por eso, hoy te vamos a dar 5 tips para empezar a reciclar en la oficina y respetar más el medio ambiente. Verás como trabajar en un entorno eco-friendly, además de ser tu granito de arena para luchar contra el cambio climático, te hará disfrutar de un espacio más saludable y confortable. ¿Preparado para tomar nota?

1. Usa cubos de basura para reciclar

En el día a día en la oficina solemos tirar bastante cantidades de papel usado a la papelera, junto con otros desperdicios orgánicos, envases y envoltorios. ¡Este hábito es el primero que necesita un cambio radical! Si en tu empresa todavía no se han implementado cubos de basura para reciclar, puedes proponer la medida y, una vez se haya aprobado, no olvidar que el hecho de que lo que más te pilla a mano sea la papelera al lado de tu mesa no implica que no puedas reciclar en tu lugar de trabajo. Piensa además que, cada vez que tengas que tirar algo, aprovechas para dar un paseo, estirar las piernas y despejar la mente.  ¡Todas son ventajas!

2. Reduce el uso del papel

Ahora que ya tienes cubos para reciclar en la oficina, esto no implica que puedas tirar kilos de papel cada semana. En la medida de lo posible deberíamos intentar sustituir los comunicados y demás documentos impresos por herramientas digitales, recordando que los bosques están cada vez más amenazados por la tala descontrolada de árboles. Y si necesitas usar papel sí o sí, cada vez que estés a punto de tirar uno que ya hayas utilizado párate a pensar: ¿no puedes darle un segundo o tercer uso? Notas, listas de tareas por hacer, documentos para imprimir que sean de uso interno, no necesitan un papel impoluto. ¡Puedes aprovechar su doble cara!

3. Reduce el consumo de energía

Encender  solamente las luces imprescindibles, apagar las luces si eres el último en marcharte de la oficina o al salir de una sala de reuniones o de la cocina  y aprovechar  toda la luz natural que puedas, son las tres reglas de oro para reducir el consumo de energia en el trabajo. Pero ojo: ¡no son las únicas! Hay otras acciones que hacemos de forma automática a diario y que ,sin que nos demos cuenta, provocan un gasto de energia innecesario. Una de ellas es, una vez hayamos cargado el móvil, dejar enchufado el cargador mientras  no lo estemos utilizando, simplemente por la comodidad de tenerlo allí y por la pereza de guardarlo y tener que volver a sacarlo una y otra vez del cajón. Utiliza tu cargador cuando quieras, pero cuando no lo necesites desenchúfalo y devuélvelo a su sitio.

Otra costumbre que tenemos es la dejar la pantalla del ordenador encendida cuando terminamos la jornada laboral y nos vamos de la oficina. ¿Sabes que de esta manera estás consumiendo energía sin necesidad durante toda  la noche? A partir de ahora, acuérdate de revisar siempre que todos los dispositivos electrónicos estén del todo apagados. Es una acción que cuesta tan solo pocos segundos de tu tiempo pero que tiene grandes beneficios.

4.  Ahorra agua

Ahorrar agua en la oficina también es fácil si cada uno de nosotros aporta su pequeño granito de arena. Cuando vayas al servicio, antes de salir por la puerta, asegúrate que todos los grifos estén bien cerrados y que no haya ninguno goteando. Si sueles comer en la oficina y fregar  los platos o tuppers después de comer,  no dejes correr agua innecesariamente: recuerda enjabonar primero todo lo que hayas utilizado y aclararlo después.

5. Organiza tu mesa de una manera sostenible

Bolígrafos, tijeras, ratón, rotuladores…Casi todo lo que tenemos en la mesa es de plástico. ¿Y si al menos todo este material lo guardamos en contenedores más sostenibles? Por ejemplo, podrías usar una lata de refresco o una taza o materiales como vidrio y corcho. Así, además de tener la mesa súper ordenada, también tendrás un kit de oficina muy eco-friendly.

Por último, y ya que una rutina de buenos hábitos debe empezar desde camino a la oficina,  evita el uso del coche y opta por ir a trabajar en transporte público o incluso si puedes en bicicleta. Ayudarás a reducir la contaminación ambiental y, como no, te mantendrás en forma. Además….¿sabes que puedes reciclar nuestras cajas de cartón? En este artículo te damos algunas ideas para que, una vez  que hayas disfrutado de nuestra fruta en la oficina, puedas inspirarte y des rienda suelta a tu creatividad.

No olvides compartir con nosotros tus creaciones eco-friendly y recuerda: una pequeña acción puede ser una gran ayuda para salvar el medio-ambiente.