Una vida saludable para toda la familia es posible. A menudo resulta difícil controlar unas pautas para mantener una vida sana además del trabajo en la oficina, pero con esta guía lograréis vivir mejor tú y los tuyos.

Nemours Health and Prevention Services, una organización que busca promover la salud infantil, ha elaborado una sencilla regla fácil de seguir por padres e hijos para llevar a cabo una vida más sana. La regla del 5-2-1-casi ninguna nos ayudará a marcar el camino para lograr unos hábitos saludables prácticamente sin ningún esfuerzo extra.

De esta forma prevendremos la obesidad infantil – un grave problema en nuestra sociedad – y ayudaremos a las defensas de nuestros hijos. Y como nunca es tarde para aprender… ¡los padres también podéis sacar mucho partido de esta guía!

5 raciones de fruta o verdura
 

La fruta y la verdura constituyen la base de la dieta mediterránea, y son una gran fuente de vitaminas y otros nutrientes básicos. Refruiting te trae la fruta a tu oficina, para que sustituyas ese snack de chocolate que te tomas a media tarde, pero en casa también podréis tomar toda la familia. ¡Una buena presentación con fruta bien troceada es ideal para que tus hijos empiecen a comerla!

También ayudará que tus hijos te ayuden a preparar los platos. Disfrutarán más la comida si sienten que la han preparado ellos, además de que así aprenderán a adquirir responsabilidades en casa. También es indispensable que vean que sus padres disfrutan de la comida que ellos van a tomar: los hijos suelen imitar los comportamientos paternales.

2 horas al día de pantallas
 

Sí, sabemos que el trabajo muchas veces significa pasar ocho, o incluso más horas diarias frente a un ordenador. No obstante, la recomendación médica es mucho menor. Por lo tanto, en el caso que tengas que pasar muchas horas diarias delante de una pantalla haz pequeños descansos de la vista cada media hora, levántate a tomar un vaso de agua o al baño, o simplemente desvía la mirada medio minuto hacia otro lado para descansar la vista.Vuestros hijos no deberían pasar más de 2 horas diarias frente a pantallas como ordenadores, TV, teléfonos o consolas. Sabemos que muchas veces es difícil, ¡pero podréis aprovechar para salir a pasear o disfrutar toda la familia de entretenidos juegos de mesa!

1 hora de actividad física 
 

La clave para evitar la obesidad es realizar actividad física. Mover el esqueleto y bombear los músculos tiene muchos beneficios, empezando por el corazón y pasando por el sistema locomotor y respiratorio.Esta actividad física se puede realizar en familia, especialmente cuando los hijos son más pequeños. Además, más allá del deporte como actividad extraescolar, los niños también pueden disfrutar de actividades de fin de semana moviditas, como excursiones al monte, salidas en bici con sus padres o viajes a la playa con carreras de natación. ¡Un sinfín de posibilidades!Los padres os podéis apuntar a un gimnasio, una piscina, un club de tenis o pádel… ¡Hay opciones para todos los gustos!El deporte y la actividad física no tienen que ser explícitos. También ayudará ir andando a más sitios – al trabajo, al colegio, a visitar a los abuelos…- y prescindir del autobús o el coche. ¡Incluso las escaleras pueden convertirse en un reto!

Casi ningún refresco azucarado
 

¡Los azúcares añadidos de los refrescos son un gran enemigo de la vida saludable! El alto contenido en azúcar es perjudicial para su salud, siendo una de las principales causas del sobrepeso y la obesidad infantil, además de muchos otros problemas como caries o incluso diabetes.Lo mejor que podéis beber es agua, además de zumos naturales – probad de exprimir naranjas en casa, conseguiréis un zumo delicioso y muy sano sin necesidad de añadir azúcar – o leche desnatada. Los refrescos se pueden reservar para tomarlos, con mucha moderación, en ocasiones especiales como cumpleaños o fiestas.